PORTADA
24 de mayo del 2013 - 23:14

Talavante abre la puerta de Madrid por primera vez en la feria

Mala suerte la de Catella con su redondo primero: se partió la mano izquierda en el tercio de banderillas. Soberbio Santiago Ambel con los palos. Un quite por chicuelinas de Castella y no hubo ocasión para más. La lesión provocó que el francés abreviase con lógica.

'Buenasuerte' le tocó a Manzanares. Un toro perfecto de hechuras y comportamiento. El soñado. Ideal de bonito. José María lo toreó también bonito en una faena basada sobre la mano derecha. Composición y empaque. Preciosismo en los cambios de mano que fueron muchos como broches de serie. Sin romperse ni arrastrarle nunca la muleta por abajo. De ahí la falta de emoción que no subía a los tendidos pese a las dos hermosas series finales en redondo. Mató con las tablas a la espalda en la suerte de recibir. Estocada atravesada y contraria de muerte demorada en una lidia larguísima. Justa la oreja.

Manseando salió el tercero. Al paso. Emplazado. Y se escupió de los caballos. Lidia de mover los jacos hacia las querencias. Agilidad mental de Talavante. Su cuadrilla es peor que mala. Ese Plaza. La sorpresa vino cuando tras los estatuarios de principio de faena le soltó la mano izquierda. ¡Cómo se estiró el toro! Esa era el pitón. Pero Alejandro se propuso la mano derecha. Hasta que en un cambio de mano el toro lo volvió a hacer de locura. El muletazo recordó a aquel de 2007 en Sevilla. Brutal. Sensacional. Eterno. Le perdió la cara al toro y se llevó una voltereta. Inocua. Estaba tan clara la izquierda que no hay Dios que entienda la insistencia en la derecha. Cuando regresó al natural, con el toro metido en tablas, se demostró. Final al alza con las bernadinas. Emotivas. Y torero final. Mucho. Intentó la arrucina. Y la cambió por un pase de las flores. La estocada fue a carta cabal y tal vez igualó las desigualdades de la faena para que le concediesen las dos orejas. Puerta Grande.

Castella toreó al hondo cuarto por la mano izquierda como en su vida. Acodado y acompañando. Clase y calidad del toro. Clase de Sebastián. Un lío gordo con la derecha al final. Que también fue tersa al principio. La estocada pasada retrasó la muerte. Un descabello. Oreja en justicia para redondear la corrida de la feria. Toda a más.

Manzanares estuvo espléndido con el capote en el saludo al hondo sexto. Extraordinaria la media a la cadera. Un quite por chicuelias de Talavante. Seiscientos kilos. Un tío. Le pesó. Sacaba la cara por encima de la muleta. No se empleó. Pinchó.

El sexto descabalgó a Miguel Ángel Muñoz, que luego picó superior. Cogió el toro a Valentín Luján. Y lo hirió. Como en dos tiempos. Tampoco embistió bien este zamacuco. Más cuestión de tipo que de peso. O las dos cosas.

Ficha del festejo:

Monumental de las Ventas. Viernes 24 de mayo de 2013. Décimocuarta de feria. Lleno de "no hay billetes". Toros de Victoriano del Río, serios, de distintos remates y hechuras; el 1º se partió la mano izquierda; bonito y bueno el 2; manso encastado y humillado el 3º; con clase y temple el hondo 4º; el bruto y cuajado 5º no se empleó ni descolgó; orientado el basto 6º.
Sebastián Castella, de tabaco y oro. Estocada y dos descabellos (silencio). En el cuarto, estocada pasada y descabello. Aviso (oreja).
José María Manzanares, de gris plomo y oro. Estocada atravesada y contraria en la suerte de recibir. Aviso (oreja). En el quinto, pinchazo y media estocada tendida y dos descabellos (silencio).
Alejandro Talavante, de azul pavo y oro. Estocada (dos orejas). En el sexto, media estocada muy atravesada y dos descabellos (silencio)

EL MUNDO
Fotos: LAS VENTAS.

 
Powered by